17 de febrero al 18 de marzo de 2017
Pace Gallery
537 West 24th Street
New York

 

En Nueva York, los jueves por la noche son sinónimo inauguraciones y fiesta en las galerías de Chelsea. Sin lugar a dudas, anoche fue el turno de Tara Donovan. Pace, una de las galerías más importantes de arte contemporáneo, desplegó ‘Compositions (Cards)’, la décima exposición de la artista, a la cual representa desde 2005.

La nueva serie es una prolongación del consistente interés de Donovan en procesos de agregación de un material, en donde la artista extiende las características físicas inherentes de este. Compositions (Cards) son obras autónomas hechas de tarjetas de estireno –el material utilizado para las tarjetas de crédito e identificación–, que exploran simultáneamente la estratificación como técnica escultórica, como medio para construir una imagen bidimensional y, a mí parecer, como ruptura del signo en la desviación semántica del material. Alejándose de sus previas formas monumentales, esta serie invierte la lógica escultórica del voluminoso apilamiento horizontal mediante el uso del marco sobre la pared para limitar su dimensionalidad y para controlar la densidad y la orientación de las tarjetas.

Cada obra se construye por la acumulación de este elemento lineal, expandiéndose lentamente en un ritmo que determina la composición. La convergencia de las tarjetas se convierte en un patrón dinámico de líneas paralelas generadas por los bordes de cada una, formando una sucesión de planos  perpendiculares a la pared, haciendo referencia a las técnicas de impresión lenticulares que ponen en movimiento la imagen a través de capas de compensación.

Donovan dota a la obra de una cualidad lumínica binaria e inversa; la materia sólida es luz y la transparencia se convierte en espacio negativo. El efecto acumulativo y sus espacios de aire evidencian la sutil profundidad matérica, que mediante repetición y divergencia, define el motivo abstracto.

A pesar que la muestra no presenta variación conceptual o material, la obra es abstracta y versátil, aludiendo a veces a códigos y secuencias digitales, patrones médicos o textiles, motivos artísticos ancestrales, o repeticiones en la naturaleza; las marcas de las olas en la arena, glaciares fragmentados, estalagmitas de una cueva eterna, montañas erosionadas por el viento, gotas de lluvia explotando en el suelo.
Durante los últimos 20 años, Tara Donovan (1969, Nueva York) ha utilizado materiales y objetos producidos en masa para explorar transformaciones por acumulación y agregación de material. A veces utilizando cientos de miles del mismo elementos, sean pajitas, alfileres o vasos, para crear fenómenos perceptivos y efectos atmosféricos sutiles. Ha recibido numerosos reconocimientos, entre ellos el primer Premio Calder en 2005 y el Premio ‘Genius’ de la Fundación MacArthur en 2008.

Febrero 17, 2017

Agregar un comentario